Fermacell se dispara

22/10/2018

La fábrica cántabra de Fibroyeso trabaja a cinco turnos y se mueve ya en el entorno de su máxima capacidad de producción, lo que la sitúa ante el desafío de mejorar la eficiencia para ser capaz de dar respuesta al mercado. La empresa cántabra, que desde abril pertenece a la multinacional australo-americana James Hardie, exporta el 96% de su producción, pero es en España donde identifica las mayores posibilidades de crecimiento: las ventas en el mercado nacional crecieron un 30% el pasado año, en una tendencia que puede verse animada en el futuro con la entrada en vigor de la nueva normativa de edificación, en enero de 2021. Fermacell, que mantiene un ritmo inversor de 3 millones de euros al año, se prepara para responder al reto.
 

×
[Error loading the WebPart 'HrefTags' of type 'HrefTags']